Las mejores maneras de transferir dinero (legalmente) a EEUU

Describimos los factores a tener en cuenta a la hora de transferir dinero a EEUU así como las opciones existentes, sus ventajas, inconvenientes y riesgos, recomendando el método óptimo para cada situación.

Índice

Introducción

Un problema al que se enfrentan todos los empresarios, ejecutivos y profesionales internacionales al establecerse en EEUU es encontrar la manera óptima de transferir dinero a este país. Nos referimos tanto al dinero empleado por particulares para cubrir sus gastos, como las transferencias necesarias para financiar a las filiales estadounidenses de empresas internacionales. Las diferencias de costes y otros factores entre los distintos medios que pueden utilizarse son significativas. En este artículo discutiremos los aspectos que deben tenerse en cuenta, las opciones disponibles y maneras de minimizar los gastos asociados. 

Asumimos que ya se ha creado una cuenta en este país, aspecto que en el caso de empresas internacionales tiene una problemática especial discutido en nuestro artículo reciente sobre cómo abrir una cuenta bancaria de empresa en EEUU como no residente

Lógicamente, cuando se empleen medios de transferencia electrónica será necesario disponer de todos los datos de las cuentas de origen y destino. Para el beneficiario en EEUU deberemos recopilar nombre, dirección personal, dirección de la sucursal y el código que identifica la cuenta, que en EEUU será el ABA/RTN (Routing Number) o el SWIFT/BIC (Bank Identifier Code), son similares al IBAN utilizado en otros países.

Factores a tener en cuenta

Hay dos factores fundamentales que determinan la cantidad efectiva que recibiremos al transferir dinero a EEUU desde otros países: 

  • Comisiones: Pueden existir en origen y en destino. Normalmente oscilan desde $0 hasta $50 según
    los casos.
  • Tipo de cambio aplicado, cuando la divisa de origen sea diferente del dólar estadounidense como ocurrirá en la mayor parte de los casos.

Tanto las comisiones como el tipo de cambio aplicado pueden depender del medio utilizado y de la cantidad transferida.

En los mercados de divisa internacionales se negocian cada día tipos de cambio para el comprador (‘buy’) y para el vendedor (‘sell’) ligeramente diferentes por las comisiones y márgenes de intermediación. El punto medio entre el tipo de cambio ‘buy’ y ‘sell’ es lo que se conoce como el tipo de cambio interbancario o de ‘mid-market’, que es el que se publica en los medios todos los días o puede averiguarse en Google en cualquier momento (ej. haciendo una búsqueda de ‘EUR vs USD’ para conocer el cambio de euro a dólar estadounidense).

Es necesario entender que ese tipo de cambio interbancario o de ‘mid-market’ no es accesible para los particulares ni para las empresas. Siempre existirá un diferencial (‘spread’) por la intermediación que varía mucho en función del medio empleado, pudiendo llegar a superar el 5% en algunos casos, y suele disminuir a medida que aumenta la cantidad de dinero que vaya a cambiarse. Algunos proveedores de servicios de transferencias han optado recientemente por ofrecer el tipo de cambio interbancario y aislar su coste de intermediación en una única comisión para dar la máxima transparencia, pero esto es poco habitual.

Desde el punto de vista de coste únicamente, la mejor opción será aquélla que dé lugar a la recepción de la mayor cantidad de dinero posible para un pago determinado en la divisa de origen.

Por ejemplo, si pretendemos gastar 1.000 euros en una transferencia, el proveedor A puede ofrecer un servicio de transferencia con una comisión de 30 euros y un tipo de cambio de 1,20 dólares por euro, en tal caso y asumiendo que no haya comisiones a la recepción, llegarán al destino (1.000 – 30) x 1,2 = 1.164 dólares.

El proveedor B ofrece una transferencia rápida y sin comisiones, que nos puede parecer algo fantástico, pero no nos da información por adelantado del tipo de cambio que va a utilizar, que resulta ser de 1,18 dólares por euro. En este caso y de nuevo contando con que no haya costes en destino, se recibirán 1.000 x 1,18 = 1.180 dólares.

En este caso el proveedor B será mejor que A, porque la cantidad es pequeña y el efecto del tipo de cambio es menor del que tiene la comisión. Pero en el caso de una transferencia de 10.000 euros, con el proveedor A recibiríamos (10.000 – 30) x 1,2 = $11,964 y con el proveedor B llegarían 10.000 x 1,18 = $11.800. En este caso, el proveedor A será mejor opción, porque el efecto del tipo de cambio es más importante que la comisión.

Hay otras consideraciones que pueden afectar a la decisión sobre el medio empleado como son la facilidad, conveniencia, rapidez, riesgo, etc.

Comentaremos a continuación algunas de las opciones disponibles.

OPCIÓN 1: Viajar con dinero en efectivo

VENTAJAS: Evita comisiones por transferencias.  

INCONVENIENTES: Riesgo de pérdida o robo, necesidad de obtener el efectivo en el país de origen y de gestionar el cambio de divisa en dicho país o en EEUU, con el coste asociado y normalmente con tipos de cambio mucho peores que los de otras opciones, sobre todo si el cambio se realiza en aeropuertos.  

RECOMENDADO PARA: Pequeñas cantidades (menos de $500) para cubrir los costes más inmediatos a la llegada caso de problemas con tarjetas de crédito o cuando no sean una opción. Para cantidades superiores puede considerarse la opción de cheques de viajero (traveler’s checks), en desuso pero que permiten la cancelación en caso de extravío, aunque obligarán a visitar un banco a la llegada para convertirlos en efectivo. 

CUIDADO CON: Deberán verificarse las limitaciones u obligaciones informativas que pueda establecer el país de origen sobre la salida de divisas. En EEUU no hay limitación sobre la cantidad de dinero en efectivo que puede introducirse al llegar desde el extranjero, pero las cantidades superiores a $10.000 (en efectivo, cheques de viajero y medios de pago similares) deberán declararse mediante los formularios 6059B y FinCEN 105. No hacerlo puede suponer la confiscación del dinero por parte de las autoridades estadounidenses, además de posibles penalizaciones civiles y criminales. 

OPCIÓN 2: Uso de tarjetas de débito del país de origen para obtener efectivo en cajeros de EEUU

VENTAJAS: Comodidad, puede obtenerse efectivo a medida que vaya siendo necesario y pueden cancelarse las tarjetas en caso de robo o extravío. El tipo de cambio aplicado depende del emisor de la tarjeta (Visa, Mastercard, American Express, etc) pero es muy cercano al interbancario, por lo que es mucho mejor que el que se consigue al cambiar dinero en efectivo o al realizar transferencias.

INCONVENIENTES: Riesgo de robo o extravío. Tipo de cambio aplicado es normalmente mejor que el que se consigue al cambiar dinero en efectivo pero puede ser peor que el que ofrecen algunos servicios de transferencias como las de la Opción 5

RECOMENDADO PARA: Cubrir gastos pequeños que deban sufragarse en metálico hasta que se haya podido establecer una cuenta bancaria en EEUU y se hayan transferido fondos. 

CUIDADO CON: Comisiones del cajero utilizado, en ocasiones son abusivas. Confirmar antes del viaje con el banco emisor de la tarjeta que podrá utilizarse en EEUU y verificar comisiones adicionales que puedan ser aplicables. 

OPCIÓN 3: Uso de tarjetas de crédito del país de origen para pagos en EEUU

Incluimos en esta opción el uso de medios de pago electrónico a través del teléfono móvil, como Apple Pay, Google Wallet y otros, que llevan implícito el cargo en una tarjeta de crédito.

VENTAJAS: Comodidad, puede cancelarse en caso de robo o extravío. El tipo aplicado depende de la tarjeta, pero es muy cercano al interbancario, por lo que es mucho mejor que el que se consigue al cambiar dinero en efectivo o al realizar transferencias. Posibilidad de ganar puntos o bonificaciones por el uso, proporcionados por el emisor de la tarjeta.

INCONVENIENTES: No todos los pagos pueden realizarse con tarjeta de crédito. Es un medio rechazado en un gran número de servicios a empresas y en ciertos servicios a personas (por ejemplo, alquileres de vivienda) por las comisiones que cobran las emisoras de las tarjetas.

RECOMENDADO PARA: Cubrir gastos por viajes, compras y otros hasta que se haya podido establecer una cuenta bancaria en EEUU, se hayan transferido fondos y se reciban tarjetas de crédito estadounidenses. 

CUIDADO CON: Confirmar antes del viaje con el banco emisor de la tarjeta que podrá utilizarse en EEUU y verificar comisiones adicionales que puedan ser aplicables en cargos internacionales. Al utilizar la tarjeta en EEUU, evitar que se haga el cargo en la divisa del país de origen de la tarjeta (truco utilizado por algunas empresas para ganar una comisión aplicando un tipo de cambio favorable para ellas).   

OPCIÓN 4: Transferencia interbancaria

Incluimos en esta opción entidades bancarias tradicionales y entidades financieras especializadas como Western Union o MoneyGram que disponen de sucursales en algunos países. 

VENTAJAS: Comodidad, evita los riesgos de las opciones anteriores y permite el uso de canales muy establecidos cuando el banco de origen y de destino son entidades fiables.

INCONVENIENTES: Comisiones diversas del banco de origen, de destino y en ocasiones de bancos intermediarios. Si la transferencia implica un cambio de divisa, normalmente se desconoce a priori el tipo de cambio que se aplicará pues lo hará probablemente el banco de destino. El tipo aplicado suele ser bastante más desfavorable que el de otras opciones presentadas, hasta un 5% peor que el tipo del «mid-market». Suele tardarse varios días en completar la transacción. 

RECOMENDADO PARA: Personas muy conservadoras a las que no les importe pagar más por usar únicamente entidades bancarias establecidas. Usuarios de bancos con sucursales en el país de origen y destino de la transferencia, que puedan obtener información precisa con antelación del coste y tipo de cambio aplicables a la transacción. Clientes que no se sientan cómodos realizando la transferencia electrónica por sí mismos y prefieran una atención personalizada. 

CUIDADO CON:  Comisiones ocultas, tipos de cambio abusivos. Es recomendable informarse con antelación tanto en el banco de origen como en el banco de destino de comisiones y tipos de cambio de divisa que pueden esperarse para evitar sorpresas. 

OPCIÓN 5: Plataformas online independientes

En los últimos tiempos han proliferado una gran diversidad de plataformas online innovadoras para transferencias internacionales por Internet o desde el teléfono móvil, la mayoría británicas o australianas. Nos referimos a empresas como TransferwiseRevolutXoom (un servicio de Paypal), OFX o World Remit. También existe la opción de PayPal para transferir dinero entre personas que ya dispongan de cuenta en la plataforma. Pueden utilizarse para cantidades pequeñas o grandes (Transferwise llega hasta el millón de dólares). Algunas de ellas permiten que el cargo se haga en una cuenta de origen, en una tarjeta de crédito o de otras maneras.

VENTAJAS: Flexibilidad, bajas comisiones, tipos de cambio atractivos, rapidez (variable en función del tipo de servicio empleado), transparencia de costes. 

INCONVENIENTES: En general no proporcionan la atención personalizada que puede obtenerse en una sucursal bancaria.

RECOMENDADO PARA: Transferencias electrónica de cantidades no superiores a $10,000. Para cantidades superiores, es aconsejable comparar con lo que ofrecen las empresas descritas en la opción 6.

CUIDADO CON: Posible inestabilidad de la empresa, sobre todo al transferir grandes cantidades. Algunas de ellas están todavía en fase de start-up, intentando captar cuota de mercado y ofreciendo comisiones tan bajas que plantean dudas sobre su solvencia a largo plazo. Los modelos de costes son dinámicos, dependen de la cantidad transferida y van evolucionando, por lo que es recomendable comparar el coste de varias opciones cuando la cantidad a transferir sea superior a $1,000, lo cual puede hacerse en pocos minutos.

OPCIÓN 6: Brokers de divisas

Existe una serie de empresas como Currencies DirectMoneycorpVenstar ExchangeTorfx o Global Reach que compran y venden a diario un volumen enorme de divisas. Por ello tienen acceso a tipos de cambio que para transferencias de grandes cantidades de dinero pueden ser en ocasiones más competitivos que los de las plataformas online descritas en el punto anterior. 

VENTAJAS: Posibilidad de ofrecer el tipo de cambio más atractivo.

INCONVENIENTES: Menor flexibilidad que las plataformas online, puede ser necesario mantener una conversación telefónica con el broker que va a llevar la operación, normalmente de habla inglesa. 

RECOMENDADO PARA: Transferencias de grandes cantidades de dinero.

CUIDADO CON:  Entender bien el proceso, que normalmente implica realizar una transferencia al broker. Evitar el uso de empresas pequeñas o jóvenes que puedan representar un riesgo, aunque ofrezcan un tipo de cambio muy atractivo. 

Impuestos y obligaciones informativas

Aunque es necesario revisar las leyes fiscales de los países de origen y destino, en general las transferencias de divisas no están sujetas a impuestos ni a limitaciones. Obviamente existirán obligaciones fiscales asociadas a las rentas que hayan dado lugar a los flujos de caja correspondientes y que habrá que verificar con asesoría profesional. También será necesario verificar las obligaciones informativas del país de origen, que exijan declarar flujos de capital superiores a cierto umbral. 

En cuanto a las obligaciones informativas en EEUU, ya hemos comentado a la hora de hablar de viajes con efectivo la necesidad de declarar cantidades superiores a los $10.000 cuando se introducen en el país. Por otro lado, los bancos estadounidenses tienen la obligación legal de informar al gobierno a través del Financial Crimes Enforcement Network (FinCen) de transacciones que supongan:

  • Entradas o salidas de efectivo de más de $10.000 en un día
  • Cambios de divisa de más de $1.000 en un día
  • Cualquier transacción sospechosa de más de $2.000
También están obligados los bancos a recopilar y mantener información de transacciones que supongan movimientos de más de $3.000 en un día asociados al mismo cliente.

Conclusiones y recomendaciones

Hasta hace poco siempre ha sido aconsejable disponer de algunos dólares al trasladarse a EEUU para pequeños gastos y para servicios donde no siempre era posible utilizar la tarjeta de crédito. El COVID-19 ha disparado el interés en realizar pagos sin contacto lo cual es ya posible en la mayor parte de los casos. Aun así, siempre es recomendable disponer de algo de dinero en metálico para el traslado, que puede obtenerse en el banco de origen o a través de un cajero automático al llegar al país si se dispone de una tarjeta de débito de empresas como Visa o Mastercard.

Para gastos iniciales y hasta que se disponga de cuenta bancaria y tarjetas de crédito en EEUU, es razonable emplear tarjetas de crédito del país de origen, con las precauciones indicadas. 

Para transferencias de cantidades inferiores a $10.000, plataformas online como las citadas en la Opción 5 proporcionan comisiones y tipos de cambio muy competitivos además de gran facilidad de uso. Es fácil comparar el coste de cada una para una fecha concreta y elegir la que sea más competitiva.

Para transferencias de cantidades superiores a $10.000 es aconsejable contactar con varios brokers como los indicados en la Opción 6 y comparar para elegir la más adecuada, sin perder de vista las plataformas online citadas en la Opción 5. Una pequeña diferencia en el tipo de cambio puede suponer un ahorro de cientos o miles de dólares cuando estamos enviando grandes cantidades de dinero.

En términos generales, debe evitarse el uso por defecto de transferencias directas entre bancos, por la falta de transparencia existente, las elevadas comisiones y la aplicación de tipos de cambio mucho menos favorables que los de las otras opciones citadas. Al menos deberíamos obtener información fiable de la cantidad que será recibida en el banco de destino y compararla con las otras alternativas presentadas. 

Para transferencias de grandes cantidades será necesario revisar las obligaciones informativas del país de origen y las ya comentadas sobre EEUU.

Este artículo es de carácter meramente divulgativo. Markentry USA no acepta ninguna responsabilidad por errores u omisiones que puedan haberse incluido por accidente.